Los eventos han dejado de ser un ”añadido” al plan de comunicaciones de las empresas para pasar a ser una herramienta  estratégica fundamental para el desarrollo de las marcas o servicios.

La construcción de la imagen de marca de una compañía, de un producto o servicio siempre han sido motivo de preocupación e importancia para los altos ejecutivos de una organización. Por lo general ésta ha sido responsabilidad de los departamentos de marketing, los cuales, junto a las agencias de publicidad solían volcar su creatividad y estrategia en medios tradicionales como la televisión, la prensa escrita y la radio.

Pero hoy el mercado ha experimentado cambios en la forma de comprar -existen nuevos canales de comunicación, el consumidor es más exigente y ávido de información, el mercado más fragmentado- y, por lo tanto, la creación de la imagen de una marca se ha convertido en un reto mayor. La publicidad tradicional se ha visto desplazada por un nuevo tipo de enfoque comunicacional: las actividades promocionales o eventos, y más específicamente el turismo de reuniones; una nueva plataforma sobre la cual descansa un porcentaje importante y creciente de las inversiones en imagen y desarrollo institucional.

Las decisiones que se toman en relación con la compra y venta de mercancias entre los paises de las regiones comerciales, asi como los movimientos de capital, residen en ciudades que cuentan con una buena infraestructura para el flujo comercial de información y de dinero. Lima, nuestra ciudad capital, es considerada en base a su evidencia, como un ciudad global en formación. Su influencia y carácter universal se manifiestan cada vez con mayor fuerza, generando un efecto directo y tangible en asuntos globales a través de algo más que el medio socio-económico, con influencia en términos de la cultura o la política.

El reto de Lima de convertirse en un hub regional de Congresos y Convenciones, ubicandonos a la altura de Colombia o Brasil en la región, está en pleno proceso de consolidación, adaptando nuestra realidad a un escenario cada vez más complejo y competitivo.

Las comunicaciones estratégicas de eventos encarnan el concepto integral del producto que se quiere vender; no sólo lo exponen sino que permiten que el cliente o prospecto experimente.

Classis Corp