#HistoriasClassis: ¿Cómo convertir un evento en una noche inolvidable?

Hacer un evento de por sí no es sencillo. Y, si se trata de diseñar y construir un concepto que exprese el valor de una marca emblemática, es más complejo todavía. Ese fue precisamente el desafío a la hora de enfrentar el enorme reto de organizar el evento para el relanzamiento del representativo edificio de la sede central del BBVA Perú, que entonces todavía se llamaba BBVA Banco Continental. Entre noviembre de 2010 y octubre de 2011, los líderes del banco se propusieron modernizar la fachada exterior del banco, cambiándola por completo.

Para ese entonces, el icónico edificio cubierto de cerámicos anaranjados no solo no representaba el esfuerzo de transformación digital emprendido por el banco, sino que el estilo de la fachada exterior tampoco reflejaba los cambios que habían experimentado en paralelo otras torres de la zona financiera de San isidro. Entonces, para la fecha en la que se concluyeron los trabajos de remodelación, nos solicitaron hacernos cargo del evento de relanzamiento, que incluyó la transformación de la nueva torre y los ingresos principales.

¿POR DÓNDE EMPEZAR?

En junio de 2012 el BBVA nos encargó conceptualizar dos eventos nocturnos, uno principal dirigido a clientes, y otro al día siguiente para colaboradores, para comunicar la importancia que tenía este cambio, tanto fuera como dentro del banco. Cómo sería de relevante esta reinauguración del edificio principal, que incluso el entonces Presidente del BBVA a nivel global, Francisco González, viajó desde España exclusivamente para estar presente ese día. Pero, como es evidente, y dada la relevancia de la marca, no solo era hacer un cóctel de noche.

Con el equipo, como sucede cada vez que nos encargamos de desarrollar un proyecto, vimos oportuno tomar como pretexto el relanzamiento del edificio para narrar, de forma gráfica y musical, la importancia de la marca a lo largo de más de 60 años de historia desde su fundación. Entonces, además de inaugurar su nuevo e impresionante sistema de luces LED, les propusimos usar una pantalla gigante donde se proyectarían imágenes icónicas, década por década, desde 1950, de la historia del mundo, del Perú y del banco.

La musicalización del video sería en vivo, a cargo nada menos que de una Orquesta Sinfónica, que empezó tocando canciones de Elvis Presley, pasando por los Rolling Stones, el grunge de los noventas, hasta el pop más actual. Por otro lado, como la sede central del BBVA posee anfiteatros internos, aprovechamos el espacio para ubicar en cada rincón diferentes propuestas musicales, desde violines clásicos hasta DJ’s electrónicos en vivo. Los protagonistas de la noche fueron los fuegos artificiales, que animaron a todos a mirar al cielo.

De esta forma, convertimos una reinauguración en una clase de historia, en la que los participantes, una noche 1.500 y la segunda 1.000 personas, se llevaron un poco del banco en sus corazones. Si quieres convertir tu evento en un momento que nadie olvidará, ¡cuenta con nosotros!


Seminarios y foros: conecta tu marca a través de contenido especializado

Hoy, que el mundo de los negocios avanza a una velocidad para la que no todos estaban preparados, los espacios para reforzar el conocimiento son vitales. En este contexto, ¿te imaginas ofrecerles a tus clientes o potenciales consumidores espacios para escuchar casos prácticos que les serán de utilidad en su día a día, o ponerlos en contacto con speakers que les añadirán valor a sus especialidades profesionales? Sí, es posible, sobre todo para casos de empresas que se encuentran en rubros altamente sofisticados, donde sus principales voceros, sin importar el sector, poseen información imprescindible en temas de innovación o nuevas tecnologías. Para estas empresas, con limitadas posibilidades de generar estrategias de marketing, los foros y seminarios son una solución.

A través de conversatorios, charlas y exposiciones orales, relacionadas siempre con el core del negocio de la empresa que convoca a los asistentes, es posible conectar a la marca con su audiencia, utilizando el conocimiento como canal de promoción. Por ejemplo, un portal web inmobiliario podría realizar un congreso de tendencias inmobiliarias, invitando exclusivamente empresas del sector construcción; una empresa especializada en la venta de alimento para granjas acuícolas podría crear un foro especializado en productividad acuícola, dirigido a empresas del sector; o una empresa proveedora de tecnología podría crear un seminario sobre nuevas tecnologías, robótica o Inteligencia Artificial. El éxito estará en invitar a empresas clave del sector.

6 CLAVES A TENER EN CUENTA

A la hora de conceptualizar un foro o seminario debemos tener en cuenta:

  1. Conocer qué espera la audiencia: Es esencial que los organizadores del seminario conversen con sus clientes para saber de primera mano qué temas les interesa o a qué speakers quieren escuchar. Como en toda relación de negocio, es importante entender al público objetivo. De lo contrario, se corre el riesgo de ofrecer una programación que no genera conexión ni interacción.
  1. Contenido de calidad: Una vez que tenemos claro cuáles son los temas que generan más interés en la audiencia, convocar a los speakers más preparados para hablar del tema, capaces de compartir casos de éxito que hayan vivido o que les haya tocado liderar. Será vital coordinar con anticipación el enfoque de cada charla para evitar sorpresas. Un speaker internacional siempre sorprende.
  1. Elegir el día y la hora correcta: Tan importante como el tema es elegir el momento adecuado, así como la duración, ya que un foro podría durar desde dos horas hasta dos días, dependiendo del tema y de la proporción de asistentes que queremos convocar. Existen públicos para los que es mejor asistir a un foro por la mañana, entre las 8:00 am y las 12:00 pm. Otros prefieren a partir de las 7:00 pm.
  1. Transformar el evento en experiencia: No olvidemos que los foros obedecen a un plan de marketing. En ese sentido, podemos marcar la diferencia mezclando conocimiento con situaciones lúdicas que nos ayuden a reforzar el mensaje, desde un presentador que anime a la audiencia con un momento para la comedia, o un chef que haga cocina en vivo. Eso genera impacto y conecta más.
  1. Oportunidades para networking: Una de las cosas más interesantes de los eventos corporativos es permitir el encuentro entre colegas que no se conocen personalmente. Por eso, es importante dedicar una parte de la programación para este fin, especialmente para que representantes de tu empresa conecten con potenciales clientes en un ambiente más relajado para hablar de negocios.
  1. Ofrecer continuidad: Finalmente, es importante que el seminario o foro no se pierda en el tiempo. Para ese fin, podemos ponerles números a nuestros encuentros, como “Primer Encuentro de …”, para al segundo año convocar al “Segundo Encuentro de…”. Esa visión de sostenibilidad le añade seriedad a tu propuesta y te posiciona como líder del tema dentro de tu sector.

Si eres una empresa especializada, y no sabes por dónde empezar, búscanos. Nosotros te ayudaremos a conceptualizar ese evento que conectará a tu marca con tus clientes, a partir del contenido correcto.


El enfoque UX: por y para el participante

La Experiencia de Usuario o UX es un término que actualmente se aplica a muchos rubros. Si bien se empezó a utilizar como un elemento esencial en el proceso de diseño de plataformas digitales por expertos de la industria tecnológica, el enfoque UX se aplica en la actualidad a todo tipo de actividad. ¿Por qué? Porque se trata de pensar en lo que el cliente percibe al entrar en contacto con un producto, servicio o situación, más allá de los procesos de producción que se llevaron a cabo. Entendida la UX de esta forma, existen rastros del uso del concepto a inicios de la Revolución Industrial, cuando la producción en masa, con miras a la fidelización del cliente, apostó por la optimización de productos y servicios. El tiempo solo ha conseguido reafirmar la importancia del consumidor como protagonista en el proceso de producción.

Entonces, la UX aplicada a cualquier modelo de negocio, reconoce el papel protagónico del cliente. Ahora, llevemos el término al terreno de los eventos y preguntémonos cómo podemos lograr la total satisfacción del asistente, pensado exclusivamente en la experiencia que se llevará al entrar en contacto con el espacio, el contenido, el programa, el concepto gráfico, la infraestructura, entre otros aspectos propios del evento. Lo primero que hay que hacer es investigar cómo piensa y qué es lo que más valorará el participante. Lo segundo será definir un pack de soluciones que satisfagan sus necesidades, sin dejar de cumplir con los objetivos de negocio de los organizadores, patrocinadores y exhibidores.

No es tan sencillo, pero, a la hora de crear una buena experiencia de usuario ayuda mucho tener en cuenta estos tres factores:

  1. UTILIDAD. El participante debe sentir, al irse, que ha invertido su tiempo en una experiencia memorable, que lo ha enriquecido como persona.
  2. ACCESIBILIDAD. Debemos considerar cuán fácil resulta para un usuario entrar en contacto con el concepto que se busca transmitir en el evento.
  3. IINTERACCIÓN. Debe haber un sólido enlace que permita apreciar con claridad la oferta de valor de la marca que organiza o patrocina el evento.

Un evento que ofrezca una auténtica experiencia UX al asistente pondrá a la marca que representa en un expectante primer lugar en términos de vínculo emocional. En resumen, un evento UX sabrá ubicar al usuario en el centro y, desde ahí, observar cuáles son sus puntos de dolor, sus intereses o sus reparos a la hora de utilizar un determinado producto y hacerlo parte de su vida cotidiana.

En Classis tenemos la capacidad y los recursos para crear eventos UX a la medida del producto que se quiera resaltar, toda una puesta en escena diseñada tras un meticuloso análisis del cliente o usuario, para quien se elabora esta experiencia. Sabemos cómo crear esa conexión que propicie que la relación con el cliente sea cada vez más fluida y menos rígida. En pocas palabras, una relación sólida, feliz y perdurable.


¿Cómo conectar a las marcas con las nuevas generaciones?

Los millennials son una generación retadora: están a años luz de quienes los antecedieron y resulta imposible encasillarlos. Para aquellos nacidos entre 1980 y 1995, el cambio, la innovación y el constante cuestionamiento al statu quo, constituyen atributos propios de su naturaleza. ¿Cómo lograr diseñar eventos para nuestros clientes que conecten con sus intereses, a partir de propuestas en las que las nuevas generaciones encuentren valor? Pensando en esta pregunta, encontramos cuatro claves que debemos considerar si estamos pensando realizar un evento con los millennials como público objetivo.

  1. Tecnología. Es un elemento indispensable para el millennial. Por naturaleza, son grandes consumidores de innovaciones tecnológicas, precisamente porque muchos gadgets y aplicaciones se diseñaron pensando en ellos. Bajo esa lógica, la hiperconectividad es el rasgo que más los define. Para un millennial, su smartphone es una extensión de su cuerpo. Por eso, en la organización de un evento para millennials, es indispensable contar con una potente conexión a Wi-Fi. Y, de ser posible, poner a su disposición una aplicación que le permita interactuar con otros asistentes, compartir experiencias y sobre todo expresar lo que piensa.
  1. Redes sociales. A partir del vínculo con la tecnología surge su permanente necesidad de conectarse con el mundo a través de sus redes sociales. Facebook, Instagram, YouTube y LinkedIn, principalmente, forman parte de su día a día, y usan cada red para diferentes fines. En ese sentido, en un evento para millennials, no puede faltar una estrategia de redes sociales, con hashtags creativos y potentes, que les permitan compartir sus experiencias en internet. Paralelamente debemos ofrecer un catálogo de momentos dignos de ser viralizados por sus redes, pensando también en que el evento gane protagonismo en el ámbito digital.
  1. Sostenibilidad. La faceta más reflexiva en la personalidad de los millennials es su sincero compromiso con el planeta. Consecuencia directa de su hiperconexión, poseen un profundo interés por el cuidado del medio ambiente. Como están expuestos a mucha información, son conscientes de cuán importante es generar un cambio al más alto nivel. Por eso, a la hora de pensar un evento dirigido a millennials, debemos considerar ofrecerles pruebas tangibles de que estamos organizando un evento con un genuino compromiso con la sostenibilidad, desde la elección del lugar y el respeto por el espacio (si se trata de un lugar al aire libre), hasta configurar un evento carbono neutral, que genere una mínima huella de carbono.
  1. Influencers. Hijos legítimos de las nuevas tecnologías y las redes sociales, los influencers se han convertido en los líderes de opinión de esta generación. Entre un influencer y sus seguidores existe una horizontalidad que los hace tremendamente próximos, a pesar de que el contacto es virtual. Un influencer es, básicamente, alguien que comparte de manera constante experiencias honestas con sus seguidores, convirtiéndose en referentes culturales, estéticos y morales. La participación de uno o más influencers en un evento puede ser un enorme acierto a nivel organizativo. Pero, la credibilidad y la autenticidad del influencer, así como la legitimidad de su discurso en el marco del evento, son capitales.

Ahora que ya sabes cómo llegar a los millennials, diseña un evento memorable. Y, si necesitas ayuda, búscanos. Nuestra experiencia en este rubro te ayudará a conceptualizar un momento para conectar a tu marca con el público millennial.